ALIMENTACION SUSTENTABLE

En la Argentina cada año se pierden o desperdician 16 millones de toneladas de alimentos, es decir unos 38 kilos por persona. Esto “provoca un derroche de recursos y energía y contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero. Sólo para producir un vaso de jugo de manzana se usan 190 litros de agua”, advirtió Elizabeth Kleiman, asesora local en nutrición de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a La Prensa y destacó la importancia de promover prácticas alimentarias -producción, compra, preparación y consumo de alimentos- más respetuosas con el medioambiente y la identidad alimentaria para lograr sistemas agroalimentarios sostenibles. 

La FAO enumera cinco principios para seguir la meta de una gastronomía sustentable: mejorar la eficacia en el uso de los recursos en la agricultura; requerir actividades directas para conservar, proteger y mejorar los recursos naturales; una agricultura que no logra proteger y mejorar los medios de vida rurales y el bienestar social es insostenible; reforzar la resiliencia de las personas, comunidades y ecosistemas es fundamental; y una alimentación y agricultura sostenibles necesitan mecanismos de gobernanza responsables y eficaces.

El argentino, Mauro Colagreco, elegido en 2019 como el mejor chef del mundo y cuyo restaurante en Francia tiene tres estrellas Michelin, es uno de los abanderados de la sustentabilidad como camino a seguir. “En la Argentina se ha avanzado muchísimo en la búsqueda de proyectos conscientes, integrales y transformadores. Hay muchos que dan importancia al productor local y al producto sano. Esa es la dirección que la gastronomía tiene que tomar en el mundo”, expresó durante el lanzamiento del ciclo Prix de Baron B – Edición Cuisine, del cual fue jurado.

En el caso de las compañías productoras de alimentos sustentables, un ejemplo claro es NotCo, la marca chilena de food tech líder que desembarcó el año pasado en la Argentina prometiendo “cambiar el impacto ambiental de lo que comemos sin cambiar los sabores que amamos”. Esta empresa utiliza inteligencia artificial para crear alimentos como hamburguesas, mayonesa, leche y helados, pero a base de plantas. Su éxito es tal que se convirtió en la primera inversión en una empresa emergente latinoamericana del CEO de Amazon, Jeff Bezos.

“NotCo nace en 2005, cuando su fundador y CEO actual, Matías Muchnick, empezó a ver cómo la industria de los alimentos tenía un impacto negativo en el medioambiente. Es la quinta causa de contaminación y de cambio climático en el mundo, incluso antes que la del plástico, que está en el puesto nueve del ránking. La razón por la que contamina tanto es por la explotación de la industria animal para el consumo humano. Generalmente uno no tiene en cuenta que criar chanchos o vacas para la alimentación impacta tan fuerte en el medioambiente”, cuenta a La Prensa Mauricio Alonso, country manager de la empresa.